Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundaci髇 Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Cada d铆a, confi茅same mi ignorancia de Dios, dame conciencia de ser analfabeto. Un p谩rvulo de esencia de Dios es lo que soy»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edici髇 del libro in閐ito del beato Lolo

'Os regalo un seguro de ternura' (Cr贸nica de la Beatificaci贸n)

No. No fue milagro, pero...
El cielo amaneci贸 amenazante. El pron贸stico era de lluvias-lluvias.

Y la ma帽ana las trajo, inicialmente, suaves. Por algunas esquinas de Linares, los ciegos anunciaban el cup贸n: 鈥淗oy, el Lolo鈥. Y en la enorme explanada del recinto ferial, trabajaban en los 煤ltimos preparativos para el gran momento so帽ado desde hace 14 a帽os: a las 7,30 de la tarde un representante del Papa iba a proceder solemnemente a la proclamaci贸n de Beato de un linarense triturado por el dolor y por las circunstancias adversas, pero rebosante de alegr铆a, de optimismo, de trabajo para los dem谩s: Manuel Lozano Garrido, 鈥淟olo鈥.

脡l,聽 s铆 que fue un milagro permanente. Por la ma帽ana un peque帽o grupo, principalmente de periodistas como 茅l,聽 hicimos un recorrido para visitar sus recuerdos, y la exposici贸n que recog铆a sus cosas. En ella,聽 detalles como su DNI con la inscripci贸n 鈥淣o puede鈥 en el lugar de la firma; las cajitas de lat贸n de 鈥減astillas juanola鈥, donde, durante la guerra,聽 茅l llevaba a la c谩rcel, camufladas, las formas consagradas, por cuyo crimen fue encarcelado; all铆, el Cristo yacente de madera, de medio metro de longitud, que le regal贸 un amigo escultor, ennegrecido en el pecho, de tanto pasarle Lolo, ya paralitico y ciego, sus retorcidos dedos como caricia... Rafael Higueras, el sacerdote que le acompa帽贸 en su muerte, y que ha sido el postulador de la causa, hombre espiritual y lleno de alegr铆a y humor -como Lolo- nos le铆a algunos textos de sus libros. Por ejemplo, aquellas palabras que puso en boca de Jes煤s cuando nos entregaba a su madre en el Calvario: 鈥淥s regalo un seguro de ternura鈥.(Fuera segu铆a lloviendo) Y a帽adi贸 Rafael: 鈥淰amos a pedirle a la Virgen que esta tarde en el recinto no haya m谩s agua que la de nuestros ojos鈥.

Un poco m谩s all谩, la Iglesia donde el nuevo beato fue bautizado. Y tambi茅n, San Pedro Poveda. Con las manos tocando la pila de piedra, rezamos en voz alta el Credo: la fe recibida en el bautismo. Y, otra vez, el recuerdo del regalo de la ternura, pensando en la lluvia pronosticada y que ya comenzaba a arreciar.

A media tarde las 17.000 personas march谩bamos hacia el recinto. En la puerta de entrada, se apretaba un mar de paraguas. Y toda la espera, lloviendo con intensidad.

Era la hora, fijada,聽 19,30 en punto. La procesi贸n iniciaba su recorrido: la cruz, los evangelios en alto, ac贸litos, cientos de sacerdotes, una veintena de obispos, cardenales y el legado del Papa. Entre las nubes se abri贸 un hueco, entr贸 la luz聽 y par贸 de llover. Se cerraron los paraguas. Algunos recordamos lo de la ternura y sentimos un estremecimiento.


A la hora en punto comenz贸 la procesi贸n hac铆a la plataforma donde se encontraba el altar. En las negras nubes que lo cubr铆an todo se abri贸 un hueco por donde empez贸 a penetrar la luz. Y ces贸 de llover. Hasta que acab贸 el rito de la beatificaci贸n.

La ceremonia comenz贸 con el rito de la beatificaci贸n que culmin贸 con la lectura del documento papal que proclamaba que aquel paral铆tico y ciego, lleno de alegr铆a, gozaba ya de la gloria de Dios y debe ser modelo de cristianos. El cielo segu铆a abierto y los paraguas cerrados. Se descorrieron las cortinas que cubr铆an el retrato del nuevo beato, soltaron cientos de globos amarillos y todas las campanas de Linares comenzaron a repicar. Desde el fondo del recinto, empezaron a avanzar las andas con los restos del nuevo Beato. Las portaban聽 鈥渓os amigos de Lolo鈥, aquellos chiquillos a los que 茅l ense帽aba a ser cristianos聽 y que han sido los h茅roes que han sacado adelante el proceso que hoy culminaba. Al frente, sin fuerzas para cargar las andas, pero agarrado al brazo del primer portador, el presidente de la asociaci贸n, de 94 a帽os. Dejaron la urna junto al altar. Hab铆a acabado el rito de la beatificaci贸n. Las campanas cesaron de repicar y empezaron a caer algunas gotas. Los paraguas se fueron abriendo mientras un ciego hac铆a la primera lectura; un inv谩lido en silla de ruedas, la primera ofrenda; y tres periodistas, las peticiones: la gente de Lolo.

Llovi贸 normalmente el resto de la eucarist铆a. Y, justo en el momento que acab贸, comenz贸 el diluvio torrencial, arrollador, mientras聽 la gente volv铆a a sus casas, sus hoteles y sus autobuses.

Con un comentario en muchas bocas: no; no se puede llamar milagro; los milagros son otra cosa (Por all铆 andaba, esquivando todo atisbo de curiosidad o protagonismo, el ni帽o sobre el que se oper贸 el milagro, probado con todas los informes t茅cnicos y que ha servido para culminar el proceso: un ni帽o de dos a帽os, hoy personaje conocido en las competiciones internacionales de un cierto deporte). No; no ser铆a milagro.... Pero la Virgen, quiz谩s ya por intecesi贸n del nuevo beato, hab铆a tenido un 鈥渄etalle de ternura鈥. Lo dem谩s, las molestias de la lluvia... era lo propio de Lolo. 驴Es que, en algo relacionado con 茅l, hubiera sido justo esquivar las molestias, la superaci贸n, el sobrellevar una dificultad con alegr铆a?

驴Y el diluvio final? El broche de oro: ah铆 ten茅is lo que la simple naturaleza llevaba en sus entra帽as en el cielo negro ya preanunciado por la Ciencia.

Venancio Luis Agudo, 25/06/2010