Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«La más bella ilusión de Dios se llama hombre»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Lolo, periodista del Amor

Repaso las cartas que me escribió “Lolo”, con la sana intención de recoger alguna frase, pero desisto, ya que todo eran palabras de cariño y elogios que no merezco ni de lejos. Me doy cuenta de que esta actitud suya hacia los demás, de constante muestras de afecto, sincero, le retratan: Dios le hablaba todos los días; uno de sus libros más conocidos lo titulaba de este modo (“Dios nos habla todos los días”); la gran diferencia que le separaba de muchos de nosotros consiste en que él le escuchaba y nuestros oídos no siempre captábamos el mensaje.

Amaba de tal manera que se hacía querer, en cuanto lo conocías, fuese  por sus escritos –ahí están esperándote, si aún no te has asomado a su corazón- de auténtico apóstol seglar, ó en persona, allí , en su Linares natal, dónde permaneció 25 años en silla de ruedas y ciego los últimos 9 de su vida que acabó en 1.971, sin que se hubiese cansado de regalar alegría.

Este Manolo Lozano Garrido, periodista, escritor y cristiano hasta la médula, amigo que te recibía en su rincón entrañable, deseoso de que le contaras lo que pasaba por ahí fuera, y te dabas cuenta de que estaba mejor informado  que  tú, que venías de los centros de la capital de España en donde, supuestamente se cocían las noticias. Y es que “Lolo”, querido amigo, habías perdido toda posibilidad de moverte, y te habías sabido ganar con tu amor desbordado por la vida, por tu prójimo y por tu Dios, todo el tiempo del mundo para conocer y conocerte, para saber mirar – no constituía un obstáculo tu ceguera – y mirarte  frágil ,vulnerable y con toda la fuerza del débil.

Poco más de 20 años tenía, cuando la enfermedad frenó sus pies para siempre, pero “Lolo” no paró de correr, incansable, hasta llegar a la meta. Ya lo declararon Venerable; para el 12 de junio de este año, lo suben a Beato y pronto, seguro, lo elevan a Santo.

Nosotros sus amigos, y todos los que lo conocieron ó lo leen, ya lo sabíamos. Lo que no quita que nos alegre que se enteren muchos más de la vida y la obra de este periodista del Amor.

Dr. Manuel Gómez Ortiz, 10/05/2010