Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«La felicidad es una activa, sencilla y esforzada germinación interior que hay que fructificar con luz y renuncia, sol, heridas y sobre todo con la petición humilde del riego a quien vela por nosotros.»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo

Para D. Alberto: desde México, con Amor.

Carta de D. Rafael Higueras Álamo, tras recibir la noticia del fallecimiento de D. Alberto López Poveda.

+
México, 17 julio 2015.

A D. Alberto López Poveda

Querido D. Alberto:

Hace dos horas que llego a esta tierra, que también es ‘mariana’; y la primera noticia, para comunicar que el viaje ha ido bien, es la de tu muerte. Del mismo modo que ahora no sé mover los dedos para escribir, hace dos horas no sabía ni reaccionar. Sí, lo esperábamos…

Teníamos la secreta esperanza de que ibas a cumplir los cien años. Y a la vez el miedo de no decirlo en voz alta, cuando en estos meses finales veíamos cómo se resquebrajaba tan de prisa tu salud.

Pero ahora no se trata de hablar bien de ti. Ni siquiera es necesario pararse a pensar mucho. Sé que en estos días muchos te recordarán en tus facetas que son incontables y sabrán medir tu hondura en cada tema que tomabas entre manos.

Yo quiero solamente decir que has sido siempre UN CRISTIANO.

De verdad, Alberto, he dicho eso conforme me brotaba del corazón y, al verlo escrito, me doy cuenta que es  -casi, casi- el mismo título de ese libro (precioso e inmenso, que tú promoviste y que escribió el querido amigo Pedro Cámara: “Lolo, un cristiano”.

Pero verás; no. No se trata de que el título del libro se aplique a ti porque pocos conocieron a Lolo como lo conociste tú. Es que tú  -ya no te puedes  enfadar  si te lo digo a voz en grito-, tú,  Alberto, has sido un CRISTIANO. Un verdadero ideal  y ejemplo de cristiano. Quienes te hemos conocido lo sabemos. Es más, sabemos que si has sido todo lo que has sabido perfectamente ser, es porque te tomaste en serio desde tu juventud SER CRISTIANO.

Recordaría ahora una frase del gran Henry de Lubac: “¡Qué sabríamos de Él, si no fuera por Ella!”. Se está refiriendo ese teólogo a Cristo y a la Iglesia. Y eso es precisamente lo que yo quiero subrayar en ti al decir que has sido UN CRISTIANO. En las muchas horas de sesiones, presididas por ti, con los amigos de Lolo, alguna vez lo dijiste como el mejor fruto de aquella Juventud de Acción Católica: “Es que nos grabaron de tal modo, a fuego, ‘el ser cristiano’ que eso no lo arranca nadie del corazón”. Es que ese es el cristianismo pleno: el que da la Iglesia con su signo y arras. Te lo digo así, como yo lo sentía al oírte. Por el modo y la fuerza con que amabas a la Iglesia, y cómo ‘la tratabas’ y cómo la sentías, así se podía medir como era tu  amor a Cristo. Por eso ahí está tu historia; perdóname si no escribo tu curriculum entero. Sería una larguísima letanía que llevaría detrás de cada frase (enumerando tus servicios… ¡qué hoja de servicios la tuya!), llevaría ese estribillo: “… y trabajó en ello porque era un cristiano  entregado al servicio de Cristo en unión con la Iglesia”.

He dicho que no iba a poner tu ‘hoja de servicios’. Es el mejor modo para no omitir nada; somos humanos y solo Dios puede llevar la cuenta para el pago del jornal. Si nosotros nos metiéramos a ‘jueces’ poco sabríamos pesar, contar y medir.

Pero sí quiero hacer una excepción. Bueno, no es una excepción, es una parte preciosa de tu propio ser: Es decir que has sido, -es también  tu propio ser de CRISTIANO-,  ESPOSO, PADRE y ABUELO. Y seguro que ‘me pides que ni comente esas tres palabras’, pero que estaban  hechas vida en tu vida de cada momento; sí. Por eso no las comento, para que queden con toda la lozanía y belleza que tú supiste imprimirles encarnadas en tu vivir.

No te digo que todo esto así lo sentimos todos los AMIGOS de LOLO. Porque lo sabes: ¡eras el PRESIDENTE!

Ahora, desde el corazón del Padre, échanos tú una mirada a quienes te conocimos, te apreciamos y sentimos el regalo de haber aprendido de ti, de tu ejemplo y de tu sencillez de frutos abundantes.

En el Señor, con afecto.
Rafael Higueras Álamo

Pd.  Y mañana, ante la Virgen de Guadalupe, donde empezamos la tarea de estudio que me han pedido para estos 20 días, mi oración. Que muy sabemos todos lo que era para ti la Virgen Santa María, Madre de Jesús y que ahí tiene ese nombre tan sonoro: La Virgen de Linarejos.

D. Alberto López Poveda enla beatificación de Lolo
D. Alberto López Poveda, presidente de la Asociación Amigos de Lolo, junto al resto de «Amigos de Lolo», desbordado de felicidad en la beatificación de su querido amigo Manuel Lozano Garrido -Lolo- el pasado 12 de junio de 2010. D.E.P.
Rafael Higueras Álamo, 18/07/2015