Ir a la página principal
CAPÍTULOS DE ESTE TRABAJO:
Para ver la fecha de publicación de cada capítulo,
pase el ratón por encima del título
El Concilio Vaticano II, historia pequeña del día a día en el aula conciliar

Los Medios de Comunicación Social

(MMCCSS)

(Extracto del capítulo 6º del libro "Concilio Vaticano II:
Historia pequeña del día a día en el aula conciliar")

1. Antecedentes del Decreto conciliar «Inter mirifica»

Leyendo y releyendo los documentos finalmente aprobados en el Concilio, hay que confesar que todos ellos, o mejor, hay que afirmar que el Concilio entero hunde sus raíces en los documentos papales de los años anteriores. Las diversas encíclicas de los Papas, ya desde los inicios del siglo xx, van tocando diversas cuestiones del momento de las que la Iglesia, a través de la voz de los Papas, está pendiente. El Concilio viene a ser de este modo como el amplificador de todas esas cuestiones que preocupan al interior de la Iglesia pero también a la humanidad entera.

El Concilio estudiará la Liturgia y la Revelación divina, o la disciplina del clero o de los religiosos; pero de todo ello había desde mucho antes documentación pontificia: recuérdense de nuevo las encíclicas Mediator Dei, Divino afflante Spirituo Mystici Corporis, o la exhortación Menti nostrae, todos ellas de Pío XII.

Otros temas «extraeclesiales», por llamarlos de algún modo, también tienen cabida en el aula conciliar: la guerra, la distribución de la riqueza, la comunidad política o la comunidad internacional; todo ello fue tema del estudio por parte del Episcopado convocado en el Concilio. De ello también hablaron años antes los Papas en sus encíclicas, algunas de ellas de gran alcance en el ámbito sociopolítico.

Otro de los temas —que no sé hasta qué punto puede decirse si es «eclesial»- es el de los MMCCSS, pues el mismo Pablo ii llegó a decir de ellos que son el «nuevo areópago», como el que usó S. Pablo en Atenas para predicar a Jesucristo Resucitado.

2. Atención de la Iglesia a estos Medios de comunicación modernos

Por aquello de que realmente estas técnicas son recientes, el primer documento que encontramos es de Pío XII, el 30 de enero de 1948, Pío XII, a través de una carta de la Secretaría de Estado, creó la Pontificia Comisión para la Cinematografía didáctica y religiosa de la que nombró presidente en aquella fecha de 1948 a Mons. Martín John O’Connor.

A finales de abril de 1953, aquella pequeña institución, creada para la Cinematografía, reflexiona sobre la necesidad de que la Iglesia dirija su mirada a todos los medios de comunicación, radio, prensa y televisión. Así el día 31 diciembre 1954, Pío XII amplía el nombre y competencias, llamándola Pontificia comisión para el cine, radio y televisión. Poco después, el día 8 de septiembre de 1957, Pío XII publica la encíclica Miranda prorsus.

Un nuevo impulso a este organismo lo da Juan XXIII con el Motu proprio Boni Pastoris de 22 febrero 1959, colocando esta oficina como directamente dependiente de la Secretaría de Estado. El mismo Juan XXIII en el Motu proprio Superno Dei nutu del 5 junio 1960 -por el que constituía las 10 Comisiones conciliares- creaba un Secretariado para las cuestiones conciliares tocantes a los MMCCSS, y que era presidido por O’Connor.

Aprobado el Decreto conciliar Inter mirifica (4 diciembre 1963), sin esperar al fin del Vaticano II y como fruto de este Decreto conciliar, Pablo VI transforma la Comisión, dándole el nombre de Pontificia Comisión para la Comunicación social (2 abril 1964). El primer fruto maduro de esta Comisión después del Concilio, para dar cumplimiento a los deseos de los Padres conciliares, es el precioso documento, Communio et progressio de 23 marzo 1971, en que se hace un análisis del valor de los MMCCSS y de la importancia que les da la Iglesia. El documento lo firma Mons. O’Connor, como Presidente; firma también quien fue amigo muy personal de Juan Pablo II, y pasó a ser Presidente en 1973, Mons. Deskur, entonces -1971- como Secretario.

Con la reforma de la Curia romana llevada a cabo por Juan Pablo II, (Pastor bonus), la Comisión para las comunicaciones sociales es elevada al rango de Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales.

Aquella pequeña oficina para la cinematografía, en el año 1948, ideada por Pío XII, hoy -gracias al Concilio Vaticano II- es un organismo amplio, grande en sus objetivos y atento al gran servicio que los MMCCSS ofrecen a la humanidad en general y a la Iglesia en particular. 

3. ¿El más humilde de los 16 documentos conciliares?

Era un tema tan nuevo para la Iglesia, que el texto no fue elaborado por ninguna Comisión de las 10 Comisiones que prepararon y siguieron activas durante toda la celebración del Concilio, sino que para su redacción fue creado un Secretariado expresamente para el tema. Para tener carta de naturaleza se une este Secretariado a la Comisión de ApostoladoSeglar; pero no deja de ser significativo que surja un Secretariado específicamente para este trabajo tan novedoso para los ámbitos conciliares y del que también va a haber un documento de estudio en el aula.

4. La discusión del esquema en el aula

Por aquello de que el Secretariado debía «entrar» en una de las Comisiones, se une a la Comisión de Apostolado Seglar, como se ha dicho. Por ello la presentación del documento en el aula la hace el Cardenal Cento -Presidente de la Comisión de Apostolado seglar-, el día 23 noviembre 1962. El relator, el Obispo Stourm, de Sens-Auxerre (Francia), comienza la presentación del documento con una llamativa comparación:

A la hora en la que en el que el populoso barrio se cierran los templos, las sinagogas y las mezquitas, en la calle cercana se encienden las luces llamativas y multicolores donde acuden sobre todo los jóvenes a escuchar lo que va a ser la primera potencia del mundo: El cinematógrafo... Y esto se puede decir de los demás medios de comunicación... (Notemos que era el año 1962...).

Sigue diciendo:

– La prensa: 8.000 revistas diarias con 300 millones de ejemplares y 22.000 periódicos con 200 millones de ejemplares.

– Cine 2.500 películas al año con 1.700.000.000 de espectadores.

– Añade los datos de emisoras y oyentes de radio, TV...

¿Cuál sería el cálculo hoy?

5. Unos apuntes amarillentos del Beato Manuel Lozano Garrido, periodista inválido y ciego. En 1956, seis años antes del Concilio, escribía en aquellos folios para un «cursillo de iniciación periodística»:

Hoy (1956) tenemos en el planeta:

– Unos 8.000 diarios con una tirada de 253 millones de ejemplares.

– 370 millones de aparatos de radio.

– 84 millones de televisores.

Añadía en los apuntes que desarrollaban el cursillo:

El periodista es catedrático en la Universidad de la vida... En contra de lo que se cree, la clave de la vida está más en las columnas de los periódicos... El pan y la sal de cada día se llaman “Noticias”.

Sigue escribiendo:

Cristo no anduvo por las imprentas, ni hizo periodismo de mesa o de calle o gacetillas. Pero ¿a ver qué premios de periodismo hacen un periódico como Él hizo... captando la vida en sus mensajes?... La Iglesia quiere que sus periodistas estén al límite de la sabiduría humana, al tanto de los sucesos y las técnicas... los primeros en el ejercicio de la caridad y la justicia».

¡Y era entonces todavía el año 1956!

6. Como un eco de esas palabras, en el aula conciliar, decía Mons. Stourm:

Conoce bien la Iglesia que las nuevas generaciones se van a alimentar, formar y crecer a través de estos Medios...

Si miramos a nuestro tiempo ningún transmisor de doctrina y opinión podemos encontrar más eficaz que estos Medios... ¿Cómo va a olvidarlos la Iglesia cuando la misión y tarea de Ella es transmitir la BUENA NOTICIA?... Estos admirables inventos (Miranda prorsus) ha querido ponerlos Dios en nuestras manos para que el Evangelio sea transmitido más rápido, más universal, más eficazmente. Conoce bien la Iglesia que las nuevas generaciones se van a alimentar, formar y crecer a través de estos Medios... Estas son las razones de este documento conciliar que se presenta... Ante nuestros ojos se nos abre un momento histórico y la Iglesia no puede estar lejos de la historia de la humanidad. Un nuevo orden de cosas tenemos delante que avanza muy deprisa. Caigamos en la cuenta de este modo extraordinario de comunicarse entre los hombres sus pensamientos y proyectos.

Este mundo con sus males, también podrá empaparse de rocío cristiano a través de estos Medios. De nosotros depende...

La comunidad humana ha descubierto estos vínculos con los que todo el género humano se une... Este es nuestro mundo que si hoy es permeable a estos Medios, mucho más permeable será mañana. Este mundo con sus males, también podrá empaparse de rocío cristiano a través de estos Medios. De nosotros depende...

Venerables Padres: el mundo que hoy debe ser iluminado con la luz del Evangelio no puede serlo con las disputas teológicas que con fruto se hacían en la Edad Media. ¡Ya pasó esa edad! Hoy nos toca a nosotros un mundo técnico que será difícil acercarse a él si no es usando libre y fielmente estos Medios para que sea conocido el Evangelio. Cualquier doctrina que hoy quiera penetrar en este mundo será con estos Medios de comunicación... Si S. Pablo viviera hoy no habría tenido ni el mínimo descuido para usar de ellos pues sabía la urgencia de predicar el Evangelio. No se nos da a nosotros la posibilidad de no usar de estos medios para que el Reino de Dios empape la vida de todos.

Comenzó la discusión del esquema. El Cardenal Ruffini ponía en guardia contra esta importancia de los Medios y de su uso para el apostolado; serán sin embargo buenos estos Medios para refutar errores.... El obispo de Solsona, Enrique y Tarancón, advertía del apoyo económico que estos Medios necesitan y si ello es posible tenerlo resuelto por los sacerdotes si usan estos Medios.

Un tanto intempestiva fue la intervención de Mons. Beck, que “antes” había sido secretario de aquel Secretariado encargado de la redacción de este documento: Este esquema no dice nada más que lo que ya han dicho Pío Xi, Pío XII y Juan XXIII sobre Medios de comunicación. No podemos perder el tiempo cuando tantas cosas tenemos en las diócesis y tantos temas quedan por estudiar. Por ello “hoy mismo debe preguntarse a los Padres si aceptan o rechazan este documento”. Hemos cometido un pecado de ignorancia, pues ni siquiera el único Padre, ya centenario entre nosotros, tiene experiencia conciliar. Todas las Comisiones han hecho unos textos excesivamente largos y prolijos. Nos queda el propósito de la enmienda. Por tanto, todos los esquemas deben devolverse para que se rehagan más breves... Y concluye con el salmista: «Dixi, nunc coepi» (He dicho: ahora comienzo).

Estos Medios no son secundarios o libres de usar o no por la Iglesia, sino «necesarios»

El obispo de Lausanne, Mons. Charrièrre, es entonces el Consiliario de la Asociación católica internacional para la radio y la TV (UNDA). Subraya que estos Medios están presentes en todas las viviendas, por ello la Iglesia debe tenerlos muy en cuenta, y arguye que si la fe surge del oído (Rom. 10,14), los Medios son un precioso vehículo para la predicación y el anuncio del Evangelio; y llega a decir que se necesita como una «missio canónica» (un encargo oficial), igual que la tienen los predicadores. Por ello concluye que estos Medios no son secundarios o libres de usar o no por la Iglesia, sino «necesarios».

Gozosa es, sin embargo, la intervención de Mons. Brizgys, obispo coadjutor de Kaunas (Lietuva): No es bueno que la Iglesia se dedique a condenar. Si miramos la Historia de la Iglesia es un honor para Ella, saber que primero se preocupó de abrir escuelas; hoy también la Iglesia debe usar de estos «nuevas escuelas» para el anuncio del Evangelio.

7. La Congregación General del 24 noviembre 1962

El día comenzaba con la lectura del texto que se ofrecía a los Padres como felicitación al Papa por su cumpleaños al día siguiente. Lo leyó el Secretario, Mons. Felici, y los Padres aplaudieron al término de la lectura. Después continuó la discusión sobre el esquema de MMCCSS. Intervienen ese día, sábado 24 noviembre, hasta 24 Padres y en la Congregación general siguiente, lunes, 26 noviembre, otros 13 más.

Estos Medios que son regalo de Dios para el descanso de los hombres, para la información o el aumento de la cultura, para fomentar la unidad y afecto entre las naciones

Las voces a favor o en contra se alternan: El Cardenal de Montreal, Mons. Lèger, manifiesta su temor a que no se le dedique todo el tiempo y atención necesarios: que la Iglesia es más madre cuando propone ayudas con caridad a todos los hombres, que cuando reivindica sus derechos. Lo dice con clara alusión a quienes antes de él habían centrado sus intervenciones hablando de los derechos o problemas con los estamentos civiles por el uso de estos Medios que son regalo de Dios para el descanso de los hombres, para la información o el aumento de la cultura, para fomentar la unidad y afecto entre las naciones. El Cardenal Suenens apoya su intervención en las palabras de Pío X: Menos daño hace a la Iglesia la oposición de los adversarios que la inercia y pasividad de los fieles; y la aplica a lo dañosa que será la pasividad de los cristianos si no se toma parte activa en el uso de estos Medios. El Cardenal Bea recuerda las «Biblias de los pobres», en pinturas o imágenes pero añade que la imagen debe ser explicada, subrayando la tesis de «fides ex auditu». El arzobispo de Argel, Mons. Duval, resalta el aspecto misionero: cómo servirán estos Medios a la propagación del Evangelio.

El día 26 de noviembre, lunes, la sesión había comenzado con la lectura de la breve carta de Juan XXIII, en la que agradecía a los Padres la felicitación por su cumpleaños; siguieron otras trece intervenciones sobre los Medios de comunicación, y hacia la mitad de la mañana, el Secretario General pide opinión a la Asamblea de parte del Presidente: si les parece que ya ha sido suficientemente tratado el esquema de Medios. Se levantan casi todos los Padres; por lo que el Secretario General anuncia que se pasa al estudio de otro decreto (de Ecclesiae unitate).

Continuando en lo referente al esquema de MMCCSS, al comienzo de la mañana del día 27 de noviembre (28ª Congregación general), se anuncia la votación del texto que se había repartido a los Padres el día anterior; se lee la redacción de la propuesta que va a votarse «per modum unius» (así se indica, para no dar lugar otra vez a aquella advertencia que hizo Ottaviani cuando fue votado el esquema de Liturgia en el mismo sentido que ahora se va a votar el de comunicaciones sociales):

Dice así la propuesta:

El esquema en bloque y en sus líneas generales “placet”. Y es muy conveniente que la Iglesia en su magisterio conciliar trate de este tema de tanta importancia pastoral. Atendiendo a las observaciones hechas por los Padres se procurará por la Comisión correspondiente un documento más breve, conservando la integridad de éste, y en el que conste todo lo esencial, los principios doctrinales y las directrices pastorales, y luego sea de nuevo sometido a esta aula conciliar.

Las demás cosas que más bien se refieren a la praxis y ejecución se manda por el Concilio que sean publicadas como una Instrucción pastoral del Secretariado de prensa y espectáculos, en el que colaboren expertos de todas las naciones. A esta única propuesta se votó por los Padres con «placet» o «non placet» (se acepta o no se acepta la propuesta).

8. Un anuncio a los Padres: fecha de la segunda etapa del Concilio

A petición de muchos Padres el Santo Padre accede a que la segunda etapa del Concilio se celebre desde el 8 de septiembre de 1963, y no en mayo de ese año, como ya fue anunciado.

A mitad de la mañana del 27 de noviembre se lee el resultado de la votación sobre MMCCSS:

Votantes presentes 2.160 | Placet 2.138 | Non placet 15 | Votos nulos 7 (de ellos 2 fueron iuxta modum)

Por tanto, se aprueba, en principio, el esquema pero con las salvedades propuestas en la votación, pues el número de votos que se requería —de 1.437- fue ampliamente sobrepasado.

10. Opiniones entregadas por escrito sobre el documento de MMCCSS

Los MMCCSS son regalos de Dios a nuestro tiempo (Mons. Wojtyla)

Como en todos los esquemas en que no podían intervenir todos los que tenían la palabra solicitada, en éste (sobre los MMCCSS) entregaron sus observaciones 43 Padres; se recogen en las actas todos ellos por orden alfabético. Por ello la que figura como última es la firmada por Mons. Wojtyla: califica estos Medios como regalos de Dios a nuestro tiempo. Y advierte que su principal valor debe ser ayudar a la cultura y al fomento de la vida interior del hombre.

11. Los MMCCSS de nuevo en el aula

El 14 de noviembre de 1963 (ya en la 2ª etapa del Vaticano II) vuelve al aula el esquema sobre los MMCCSS; ahora para ser votado por los Padres tras incorporar las sugerencias oídas sobre el mismo en el aula, entre los días 23 y 27 de noviembre de 1962 (1ª etapa) y contemplando también las opiniones entregadas por escrito.

El día 11 de noviembre de 1963 se había entregado a los Padres el nuevo texto que había reducido el anterior de 1962; ahora sólo tenía 24 párrafos, frente a los 114 del texto anterior de 1962; y pasa a ser «Decreto» y no «Constitución». Presenta el texto Mons. Stourm, quien también presentó un año antes el texto primero. El relator subraya algunas novedades introducidas por las intervenciones de los Padres en la sesión conciliar de 1962:

–   La gran tarea de los laicos en todo este campo de MMCCSS.

–   La educación que deben dar los padres a sus hijos en el uso de estos Medios.

–   La alusión al teatro, que, aunque breve, se ha incluido por petición de muchos Padres.

Inmediatamente, ese mismo día 14 noviembre 1963, se hace la primera votación y la segunda. Con estas dos votaciones se aprobaba el esquema entero.

13. Un aviso duro del Decano de los Cardenales y Presidente del Concilio

El día 22 de noviembre de 1963 (Congregación general 73ª) se distribuye a los Padres el fascículo en que se incorporan las enmiendas al Documento sobre los MMCCSS. Se anuncia para próximos días la votación final.

El día 25 de noviembre de 1963 comienza la sesión con los avisos normales de cada día. Modera la sesión el Cardenal Lercaro. Se sigue hablando del esquema de turno (sobre el Ecumenismo).Después de que hablaran sobre Ecumenismo los Cardenales Lèger (de Montreal), Ritter (de S. Luis de Estados Unidos de América) y Bea (del Secretariado de la Unidad), toma la palabra el Cardenal Tisserant; «primero del Consejo de la Presidencia», como es presentado por el Cardenal Lercaro, que modera la sesión de este 25 de noviembre. Dice Tisserant:

Tal proceder es indigno hacia esta Asamblea conciliar

Venerables hermanos: Hoy a la entrada del aula conciliar, se han distribuido unos folios firmados por algunos Padres conciliares, en los que se invita a los Padres a que voten en contra del esquema sobre los MMCCSS, que ya obtuvo una amplia mayoría de más de dos tercios en este aula; es lo que exige el Reglamento del Concilio; por tanto, está suficientemente aprobado (en las anteriores votaciones).

La Presidencia del Concilio junto con los Moderadores, condena tal acción, porque perturba la libertad y tranquilidad del Concilio; y por ello ese tal proceder es indigno hacia esta Asamblea conciliar.

A continuación se da la palabra a Mons. Stourm, para hacer la presentación de las respuestas que la Comisión ha dado a los «modos» presentados en las dos votaciones del día 14 de noviembre. Mons. Stourm, comienza recordando esos números de votos y modos e indica que realmente el número de “modos” es pequeño pues los 242 y 125 (de la 1ª y 2ª votación respectivamente) se repiten. Y ello de tal manera que sólo tres enmiendas se someten a votación, es decir, todos los modos afectan sólo a tres párrafos del íntegro esquema.

El Secretario General anuncia que se van a hacer dos votaciones:

–   La primera: si parecen bien las tres enmiendas a las que la Comisión ha reducido todos los modos.

–   La segunda: si se acepta el esquema en su integridad.

A mitad de la mañana se da a conocer el resultado de la primera de estas votaciones. El resultado fue el siguiente:

Votantes 2.132 | Placet 1.788 | Non placet 331 | Iuxta modum (nulo) 1 | Nulos 12

Se hace la segunda votación advirtiendo que sólo se puede votar «placet» o «non placet».

Al final de la mañana se lee el resultado sobre si se acepta o no, en su integridad el esquema.

Votantes 2.112 | Placet 1.598 | Non placet 503 | Votos nulos 11

El esquema había obtenido, por tanto, 2/3 de votos favorables. Pero también la mayor votación negativa registrada en el Concilio.

14. Votación solemne y definitiva ante Pablo VI

No obstante, el día 4 diciembre 1963, en la sesión pública ante Pablo VI en la votación solemne y definitiva, obtuvo 1.960 placet y 164 non placet. Como se ve, el número de votos negativos, aunque fue alto, descendió mucho desde la votación última a la totalidad de días anteriores.

¡Los primeros frutos definitivos del Vaticano II!

La solemnidad y belleza con que se celebró la sesión —primera vez que se hacía la votación definitiva de unos esquemas conciliares asistiendo el Papa- se describe en las Actas. Ese mismo día, se aprobaron tanto la Constitución sobre la Liturgia como el Decreto sobre MMCCSS, en presencia de Pablo VI. ¡Los primeros frutos definitivos del Vaticano II!

Es verdad que era ya el final de la sesión 2ª del Concilio; pero con estas dos aprobaciones se culminaba una parte de los trabajos hechos en la sesión 1ª (1962). Se han anticipado aquí tales resultados para dejar cerrados esos temas de Liturgia y MMCCSS.

Aquella solemne celebración del 4 de diciembre de 1963 tenía por finalidad la votación «oficial» sólo de esos dos esquemas.

Un dato curioso: entre las más de 2.000 firmas, en el grupo de los arzobispos, está la firma de Marcel Lefebvre, aprobando la Constitución de Liturgia y también el Decreto sobre MMCCSS.

inicio
inicio