Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Lo esencial para nosotros es un destino feliz y eterno, y detenerse en un goce humano es hacer ya una meta de lo que sólo es un espejismo pasajero y comprobable»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Dar sin esperar

Publicado en La Palabra hoy

A eso nos envía Jesús en el texto evangélico de hoy. Dar, invitar, sin hacerlo por la ley de la reciprocidad. Porque si lo que hacemos está motivado porque esperamos que después nos recompensen por ello, poco mérito tenemos.

Estas palabras de Jesús deben de nuevo hacernos reflexionar acerca de las motivaciones de lo que hacemos en relación a los demás y ver si realmente hay pureza de intención en lo realizado. De alguna manera, todos cuando realizamos algo esperamos o bien una reciprocidad hacia nosotros, o al menos un reconocimiento o agradecimiento a todo lo que hacemos. De alguna manera queremos que se nos “pague” lo que hemos hecho. ¿Es esa la paga con la que nos conformamos? ¡Lástima de paga! Hemos de aspirar a más, ¿no crees?

Y quien nos puede dar más, mucho más es aquel que todo lo ve, lo que ven los hombres y lo que no lo ven, lo que se hace exteriormente y lo que está motivándolo interiormente. No terminamos de verlo, asumirlo y creerlo.

Y hoy, entre tantos santos y beatos que tenemos en nuestro santoral destacar dos de ellos que lo que hicieron fue a la vista de Dios y no de los hombres.

«El beato Manuel Lozano Garrido, “Lolo”, ejemplo de paciencia y mansedumbre en el lecho de dolor cuando la enfermedad lo iba consumiendo poco a poco y no dejaba que la sonrisa se le apagara. La sonrisa en medio del dolor y de la enfermedad.»

Uno de ellos es San Martín de Porres, ejemplo de humildad y de fidelidad a la vocación. A pesar de tener parte de su sangre pura (su padre era español) le costó ser admitido en la orden de predicadores y no lo fue con todos sus derechos y obligaciones. Eso no fue impedimento para él. Aunque fuera desde el trabajo más humilde, desde su escoba, se santificó, fue agradable a Dios por la nobleza de su corazón y fue premiado con unos dones que ya quisieron y quisiéramos muchos de nosotros.

Un segundo ejemplo. El beato Manuel Lozano Garrido, “Lolo”, ejemplo de paciencia y mansedumbre en el lecho de dolor cuando la enfermedad lo iba consumiendo poco a poco y no dejaba que la sonrisa se le apagara. La sonrisa en medio del dolor y de la enfermedad.

Como estos dos. muchos más. Mirémonos en ellos. Aprendamos de ellos. Seguro que sus vidas nos inspirarán y nos ayudarán a ser como Jesús nos dice en el Evangelio.

Artículo original en este enlace
Este artículo ha sido incorporado al Dossier de prensa digital que pusimos en marcha el pasado 05/09/2012, celebrando el Aniversario de bautismo de Lolo.

Puedes consultar dicho Dossier desde este enlace.
www.sacerdosethostia.wordpress.com, 03/11/2014