Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Si la tierra es un planeta de primer orden, no es por su tamaño, sino por el hecho singular de la presencia y libertad del hombre»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Acerca de *Bien venido, Amor*

Portada del libro Acerca de Bien venido amorTítulo: Acerca de “Bien venido, amor”
Autor: Eleuterio Fernández Guzmán
Editorial: Lulu
Páginas: 101
Precio aprox.: 4 € papel – 1 € Libro electrónico
ISBN: 5800105751655
Año edición: 2014

Es bien cierto que Manuel Lozano Garrido, “Lolo”, influye en quien lo conoce de muchas formas. Cada cual según sea su fe y su naturaleza religiosa siente como que este Beato y siervo de Dios le toca el corazón y le hace pensar que es posible ser santo.

Cuando uno lee el libro “Bien venido, amor” le pasa algo así. Es como si cuando escribió “las mil y más ‘frases’” (que es lo que nos dice, en el Prólogo de tal libro el postulador de la causa de beatificación y canonización de “Lolo”, el P. Rafael Higueras Álamo, que refería, al respecto de las mismas, su autor) hubiera sabido que serían importantes para muchas personas. Sus vivencias espirituales iban a servir, también éstas, para ensanchar el corazón de aquellos que las leyeran o se las leyeran (en caso de incapacidad, por ejemplo, visual)

El que esto escribe ha sido una de las personas que se ha visto influenciada por la lectura de “Bien venido, amor” en cuyas páginas se destila una fe a raudales y unas ganas inmensas de gozar a través de la misma.

Digamos, pues, algo sobre este libro que ha sido la causa directa de haber compuesto el que ahora tienen ustedes en sus manos.

El libro está dividido en cinco apartados que son, a saber, Dios, Amor, Creador por Amor, El hombre, Amor, Humana sed de Dios y Proyección de Dios sobre el hombre. Y cada uno de ellos está dividido, a su vez, en otros apartados que se componen, también, de otros apartados donde se recogen, una a una, aquellas frases de las que habla Lolo y que refiere el autor del Prólogo. Frases que son acercamientos al alma de quien escribe y, por extensión, a la de cualquiera que pueda llevarse al corazón pensamientos tan importantes para el creyente.

El mismo autor del libro, antes de empezar la recopilación de frases, dice, recordando aquella expresión de Jesús “… a traer fuego a la tierra…”, que

“El fuego es el elemento primordial del Universo /…/ Pero el fuego también sobre nosotros, en profundidad. Toda llama que es limpia arde siempre hacia arriba, como sorbida por un misterioso llamamiento. Como hombres también. ¿Qué hay delante o detrás de las estrellas, que tire de cada uno con unos constantes modos poderosos? Lo que es está en lo alto y, a la par, desciende, para envolvernos y penetrarnos vitalmente /…/ El fuego, así, en su razón de eternidad. Se apagan los astros, y no se extingue en el hombre la aspiración a la felicidad porque el cometa del verdadero amor ha constelado el firmamento de los hombres y una lluvia de dulces meteoros salpica la inmortalidad sobre nuestras frentes”.

Así vemos, por lo tanto, que el contenido de “Bien venido, Amor” (el título es, ya, sintomático de lo que viene después) sea gozoso de recibir es de esperar porque, en efecto, gozamos con cada una de las frases que Lolo sabe consignar en cada uno de los muchos apartados (casi 120) y nos adentramos en un modo de pensar, en una forma de ser que debe ser imitada, al menos, por aquellos que queremos llegar, al menos, a la suela de las zapatillas que pocas veces tocaron el suelo en los muchos años de confinamiento que soportó Manuel Lozano Garrido en su sillón de ruedas.

Y dice, por ejemplo, Lolo esto:

“¿Qué importa el camino con los ojos vendados, si una mano me lleva y esa palma, Amor, es la tuya?” (282)

“Los más desgraciados son los analfabetos de Dios” (435)

“Dios sólo invade cuando las puertas de un corazón se le abren de par en par y en el umbral le espera la bienvenida de un ‘fiat’” (783)

“¡Preséntame a Fulano. Relacióname con Zutano! Y ¿con Dios no te apasiona?” (5)

“Fe se escribe con “f” de fuego y “e” de esperanza” (569)

“La oración es un generoso camino de devolución de la visita de Dios” (585)

“Hay cosas sin las que uno no puede vivir, como el oxígeno, el agua y el sol, pero ¿sin Dios?” (420)

Y así podríamos estar un rato muy largo y gozoso rato porque Lolo, en “Bien venido, Amor” ha sabido, supo y sabe, llegar hasta lo más profundo de nuestro corazón. Y lo hace, además, avisando, además, desde el propio título: da la bienvenida al Amor de Dios y, claro, luego, ya sabemos qué pasa.

Pues bien, este libro se refiere a lo que Manuel Lozano Garrido, Lolo, ha influenciado y influencia en quien lo ha preparado. Les dejo, pues, con este reflejo de lo escrito por “Lolo” en el corazón de un hermano en la fe que tanto debe a quien tanto dio en vida y tanto nos procura en el Cielo.

Artículo original en este enlace
Este artículo ha sido incorporado al Dossier de prensa digital que pusimos en marcha el pasado 05/09/2012, celebrando el Aniversario de bautismo de Lolo.

Puedes consultar dicho Dossier desde este enlace.
Eleuterio Fernández Guzmán, 26/10/2014