Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«¿Por qué vibramos más con el Dios que habita en un niño que con el que luce entre las estrellas?»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Obra de Paz

Manuel Lozano Garrido
Miriam, sf

PAZ a los hombres: “obvio” que sólo se hace verdad con un testimonio de ángel”

+ + +

Lema de Paz Cristiana: “Os doy la Paz”. Y, claro, hay que darla, aunque la generosidad aquí lleve una mayor parte a la Cruz.

+ + +

Ecuación de Paz: “p+p+p+p+p…= P (paz de conciencia, más paz de familia, más paz de trabajo, más paz de convivencia y ciudadanía, más paz ecuménica… igual a la infinita Paz de Dios.

+ + +

Solicitó para él el Premio Nóbel de la paz. Su candidatura decía: Sin ser concejal, pide y consigue que pongan bombillas o que arreglen las zanjas; se preocupa de que lleguen a leer los analfabetos, blanquea la fachada cuando se lo dicen; busca trabajo a los demás y arregla papeles de peticiones e ingresos en Sanatorios.

+ + +

¿Qué será la paz que, como del Cielo o de la Felicidad, no se puede decir más que lo que no es?

+ + +

Una declaración de guerra sólo tienen derecho a promulgarla los que poseen agujetas de tanto ir “peregrinando” por la paz, los que han quemado la corteza gris, buscando fórmulas de aproximación y los que, en las noches de reposo, mueren por el delirio de la paz.

+ + +

¿Qué haría yo por la paz? Sonríe desde la ventanilla de tu oficina; no te enfades con los chicos de la calle cuando te rocen los pantalones con el balón; di a un compañero que es bonita la corbata que lleva, si lo piensas: adereza todo servicio con la palabra “gracias”. ¿Sólo eso?

+ + +

El pacífico, al francés, alemán o inglés le dice “hombre” o “hermano”, pero nunca, despectivamente, “mameluco”, “boche” o “pérfido”.

+ + +

Obra de paz: contarle a un amigo angustiado un chiste de Gila; dar cigarrillos sin cortarles la punta1, cobrándose únicamente en amistad; o ser jefe y encajar la indicación correcta de un error.

--
Nota: Era “costumbre” en aquellos años de escasez, que el que ofrecía  un cigarrillo,  se quedara con una pequeña parte del mismo, como  “compensación  por el  regalo”.

Beato Manuel Lozano Garrido, 22/12/2017