Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Necesito poco y lo poco que necesito, lo necesito poco»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Niña filipina inspira al Papa Francisco. Sublime «teología del llanto»

Lolo era amante de los niños y este discurso de esta niña merece que se ofrezca desde nuestra web... Glyzelle, de 12 años, llorando le contó a Francisco su historia; el Papa, en ese momento, cambió su discurso por ella y los niños abusados:

«ella ha hecho la única pregunta que no tiene respuesta ¿por qué el dolor?»

También la vida de Lolo es un mudo sentir esa pregunta punzando: ¿por qué el dolor? Sólo desde la fe, y el silencio de una oración confiada se puede 'entender' el dolor de Dios en Cristo, y el dolor de Glyzelle...; el dolor de Lolo y el dolor que hace derramar tantas lágrimas, como en ese momento explicó el Papa Francisco al oir a Glyzelle llorar.

Antes de leer el artículo, os recomendamos ver el vídeo introductorio en www.aleteia.org

En un discurso improvisado en la universidad de Santo Tomás de Manila, el Papa Francisco instó este domingo 18 de enero a 30 mil asistentes a no ser jóvenes de museo, que sólo acumulan información, sino ser sabios y aprender a llorar, a conmoverse con el sufrimiento ajeno, aprender a amar, dejarse amar y ayudar a los pobres, los enfermos y los huérfanos.

Hay una historia detrás del discurso del Papa. Glyzelle Palomar, de 12 años, con lágrimas en los ojos le contó al Papa Francisco que había recogido comida entre la basura y dormido en la calle. ¿Por qué deja Dios que pasen esas cosas, incluso si no es culpa de los niños? ¿Y por qué solo algunas personas nos ayudan?”, preguntó la pequeña filipina al Papa, tapándose la cara con las manos mientras sollozaba.

Las lágrimas de Glyzelle inspiraron al Papa un discurso sublime, que podríamos llamar de “teología del llanto”. “Su realidad es superior a todas las ideas que yo había preparado", explicó Francisco.

En su inocencia, Glyzelle con claridad hace una fotografía de los problemas de miles de niños en Filipinas y en varios países llamados ‘emergentes’. “Hay muchos niños rechazados por sus propios padres. Hay también muchos que han sido víctimas de muchas cosas terribles que les han pasado, como drogas o prostitución”.

Ante estas palabras, el Obispo de Roma apartó las hojas que había preparado hablando con naturalidad a los jóvenes. “Ella hoy ha hecho la única pregunta que no tiene respuesta, y no le alcanzaron las palabras y tuvo que decirlas con lágrimas”, aseguró el Papa.

Cuando nos hagan la pregunta de por qué sufren los niños, entonces nuestra respuesta sea o el silencio o las palabras que nacen de las lágrimas”, añadió.

Glyzelle se presentó ante el Papa acompañada de Jun Chura, otro joven de 14 años que también fue un niño de la calle, quien leyó un emocionante testimonio sobre la vida de los pequeños filipinos víctimas de abusos, drogas y prostitución.

Los jóvenes del testimonio fueron salvados de la calle por la fundación ANAK-Tnk, la casa de acogida que visitó el Papa Francisco el pasado jueves por sorpresa.

El Pontífice dijo que “ciertas realidades de la vida se ven sólo con los ojos limpiados por las lágrimas” y al respecto, afirmó que "si ustedes no aprenden a llorar no son buenos cristianos". (Ver también: Papa Francisco y su abrazo a los niños de la calle en Manila).

El Papa, recordando el testimonio de los ex niños de la calle, aseguró que “al mundo de hoy le falta llorar, lloran los marginados, lloran los que son dejados de lado, lloran los despreciados, pero aquellos que llevamos una vida más o menos sin necesidades no sabemos llorar”.

Los testimonios inspiraron al Papa para improvisar “las palabras que nacen de las lágrimas” y de esta manera, pidió perdón por hablar en español y no hacer su discurso oficial, porque le nació cuestionar: ¿Por qué sufren los niños? y añadió que la compasión mundana no sirve para nada...

Artículo original en este enlace
www.aleteia.org, 22/01/2015