Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«¿Por qué vibramos más con el Dios que habita en un niño que con el que luce entre las estrellas?»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Perdón, Paco Baños

Manuel Lozano Garrido
Diario “Jaén”, 28 agosto 1968

El de Francisco Baños es uno de los hombres que, por desidia, casi todos los linarenses deberíamos pronunciar con algo de rubor. Por la parte que me corresponde, entono ya el “mea culpa” porque si bien he hablado mucho de él en diarios y revistas, no lo ha sido con la justa frecuencia y el ardor que merecía aunque lo justifique en mi impotencia literaria.

Tampoco Linares ha sabido valorar a su pintor, si lo juzgamos por las obras que de él tiene realizadas en la ciudad. “Fuente del Pisar”, ese hombre tremendamente inquieto noble y sincero, que batalla por el esplendor de la tierra en que vive, quiso hacer un día la “Ruta Baños” dentro de la localidad y se encontró con apenas las paredes de una cafetería, el umbral de un hotel y cierta obra secundaría en el Santuario.

Al mismo Baños le tengo oído muchas veces su, más que interés, ilusión por decorar las paredes de la Casa de la Virgen y, porque su padre lo fue, realizar personalmente el Monumento al Minero, cuando todavía no se pensaba en el mismo.

Sí, ya sé que él es pintor aunque quizás muchos desconozcan su facultad también de modelar, pero en el Santuario se daba el caso opuesto -un escultor que pinta- y nadie denunció la incongruencia.

En cambio la provincia sí que puede presentar al turista una ruta bien significativa de la pintura de Baños.: la Iglesia de Cristo Rey, la Casa del Movimiento y el Grupo Escolar “Alcalá Wenceslá”, en Jaén; los Santuarios de Tíscar y Alcaudete; la central eléctrica del puente de la Cerrada; los murales de Colonización de Santo Tomé y la Iglesia de las Navas. Sentado a la puerta del Santuario de Tíscar suelo escuchar con frecuencia los comentarios al retablo, que al salir suelen  hacer los visitantes siempre rayanos en la admiración.

De Baños se puede decir que es uno de los mejores muralistas de España. Si en vez de haber nacido en la tierra del plomo aireara pasaporte francés, un día con otro, todos lo veríamos en “Paris Match”. Pasma, sobre todo, su maravilloso instinto o sentido de la proporción. Se va sin boceto a una pared y allí cuaja la figura en su exacta dimensión.

Decía Antonio Navarrete, poeta de Quesada:

“Le he visto trazar en Tíscar el contorno de un ángel de un solo trazo y con tal rapidez que no creo haya muchos capaces de igualarlo”.

Cuando Baños hizo su primera oposición a cátedra, en la que obtuvo el número uno, el presidente del Tribunal que lo era el Marqués de Lozoya, manifestó un interés especial por la brillantez de sus ejercicios, en seguir detalladamente su prueba de pintar, exteriorizando su entusiasmo.

Aún por su interés y magisterio, el profesor Baños Martos merece todas las admiraciones, por sus tres “número uno” en los concursos de oposición, entre los que se cuenta la cátedra de Bellas Artes de Valencia.

Quizá la gran desgracia (?) de Paco Baños haya sido la de nunca trabajar de cara a la galería. Lo que hace, lo realiza frente por frente de su conciencia, y esta sinceridad no se cotiza en las páginas de las revistas populacheras. El día en que se decida a hacer una exposición en Madrid o Barcelona la crítica va a vivir  una gran sacudida,

Mas ¿cómo reparar por nuestra parte tamaña negligencia? Ante todo escogiéndole a él para toda obra de arte que se lleve a cabo en la ciudad. Que Linares cobre pronto un “giro Baños”, hasta el punto de que le impriman carácter sus figuras estilizadas.

Linares es un pueblo bastante propenso a la vocación artística, sobre todo a la pictórica. Los nombres de Sánchez G. Gerona, Alfredo y Ricardo Martos, Pepe Fernández, Leonor Dobón, Pablo Ramírez y Manuel Asensio están aquí para avalarlo. Todos ellos tuvieron que recurrir a la autoformación a falta de un centro característico de formación. La Escuela de Artes y Oficios es para Linares una madura exigencia de sus vocaciones. Ni que decir tiene que Paco Baños debiera dar nombre en su día a tal centro docente.

Y para concluir quiero dar cauces a otra aspiración, que redundaría en beneficio de nuestro pueblo; el Museo “Francisco Baños”. Su obra tiene ya número y madurez suficiente para recrear el espíritu y dictar lecciones de arte desde los muros de unas salas. Así, incluso de momento, no sería difícil reunir los veinte o treinta cuadros que dieran cuerpo a esa pinacoteca linarense del artista que es su orgullo.

Que Linares se haga justicia a sí misma, realizándosela a Paco Baños. Y que el artista sepa siempre perdonarnos.

Beato Manuel Lozano Garrido, 26/07/2017