Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Cada hombre es un sistema planetario de vocación, aspiraciones e ideales, girando en torno al astro del corazón que las calienta y vivifica»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Un colectivo que no olvida al beato Lolo

Entre sus objetivos también se encuentran la creación de un museo y disponer la casa del beato para el uso religioso de los vecinos.

Ideal (Linares) | JÉSSICA SOTO

Allá por el año 1993, un grupo de vecinos, entre los que se encontraban José Utrera y Rafael Higueras, amigos personales de Manuel Lozano Garrido, más conocido como Lolo, se animaron a crear un colectivo con el objetivo de abrir el proceso de canonización del linarense.

El ejemplo de vida del joven de Acción Católica y periodista, es un motivo más que suficiente, para esta asociación, para que el nombre de Lolo sea elevado a los altares. El proceso es muy lento, muy complicado y más teniendo en cuenta que, desde hace 400 años, no se canoniza a un seglar en España, como fue Lolo.

Tras haber logrado en 2010 la beatificación de Lolo, en un acto multitudinario, que se celebró en su ciudad natal, el siguiente y último paso es conseguir su santificación. «Si a partir de proclamarle beato hay un segundo milagro atribuido a la intercesión de Lolo, la Iglesia lo declarará Santo y eso se haría en Roma», explica José Utrera, patrono de la Fundación Lolo.

Otro de los patronos, José Moya, revela que están recibiendo cartas en las que les informan de los "favores" que Lolo hizo en Sudamérica. «Nos escribe mucha gente diciéndonos que gracias a Lolo han conseguido tal o cual cosa. No ha sido Lolo profeta en su tierra todavía, pero esa es nuestra labor», dice Moya.

Los que lo connocieron destacan el magnetismo que tenía Lolo on todas las personas que se acercaban a conocerlo y el vínculo tan especial que estableción con muchos vecinos. «Siempre escuchaba los problemas de los demás. Nunca le oí quejarse y Lolo era un dolor viviente», señala Utrera.

Nación en 1920 y cuando tan sólo tenía 22 años comenzó a enfermar. Su vida dió un giro de 180°, cuando en 1943 se quedó postrado en una silla de ruedas. Aún así, y poniéndole una sonrisa a la adversidad, en 1958 fundó la revista Sinaí para enfermos, y cuatro años más tarde, perdió totalmente la visión. Falleció en 1971 y toda la ciudad se echó a la calle para darle un emotivo último adiós.

Obra literaria

Aparte de su vida, Lolo es conocido en el mundo entero por su legado literario. Y es que, además de seglar, Lolo se conviritó en uno de los periodistas católicos más reputados de la época. Entre los años 1961 y 1971 publicó 9 libros y más de 700 artículos. Cuando la falta de visión y de movilidad en sus manos le impedían escribir, unos amigos que fueron a Roma, le regalaron un magnetofón que le ayudaría a seguir publicando libros, ya que podía dictar los textos.

Su otra pasión fue, sin duda, el periodismo. Recientemente, se ha publicado un libro con obras inéditas de Lolo. En «Las sietes vidas del hombre de la calle» se desgranan los siete Sacramentos de los cristianos.

Precisamente, en la sede de la Fundación, ubicada en la calle Viriato 27, 3º izq, el trabajo no cesa para responder a la demanda de vecinos de todo el mundo que, vía correo electrónico, quieren hacerse con esta última obra. Ya se ha agotado la primera edición y es muy probable que haya una segunda, ya que desde Sudamérica hasta Filipinas, pasando por Japón y Vietnam, se ponen en contacto con la Fundación para obtenerlo e, incluso, para que les envíen alguna reliquia del beato.

«No hemos querido sacar ningún beneficio con el libro porque de lo que se trata es de dar a conocer la vida y el testimonio de Lolo. Ahora estamos dando a conocer a Lolo fundamentalmente en Argentina y México. Lolo está cuasando allí un impacto enorme», apunta Utrera.

Esta nueva obra la encontraron José Utrera y José Moya, casi por casualidad, durante una visita a la casa en Linares de Lolo, qu epermanece intacta. En un futuro les gustaría que fuese un lugar de oración para los vecinos. Es uno de los proyectos en los que trabajan decenas de patronos que pertenecen a la Fundación, entre ellos el Obispo de Jaén y el Alcalde de Linares. También pertenecen a la Fundación más de 300 socios, procedentes de Linares y de otros puntos de España y el extranjero. No han notado cambios sustanciales desde que hace unos años se convirtieran en Fundación, aunque sí reconocen que les garantiza la continuidad «y eso es lo que nos movió para ser fundación», apunta Utrera.

Museo

Es tanto el material que conservan en la sedede la Fundación, que les gustaría que todos los vecinos pudieran conocerlo y disfrutarlo.

«Tenemos muchos libros y mucha documentación de Lolo y más material que se está creando para lograr su canonización. Lo que ocurre es que no tenemos un espacio dónde exponerlo. Creemos mucho en la providencia y en que llegará un día donde todo esto se pueda ver reflejado en elgún lugar y dónde la fundación pueda trabajar mejor», destaca Moya. La ubicación ideal para ellos sería un local próximo a la Basílica de Santa María, porque allí se encuentran sus restos mortales y también porque su vida transcurrió cerca del templo por su fe cristiana y su pasión por la Semana Santa de su ciudad.

Ideal (Jaén), 29/01/2017