Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Un periódico cristiano, instrumento de salvación para el siglo XX»
- Beato Manuel Lozano Garrido. Sinaí nº 7, 1960 -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Una máquina de escribir muy curiosa

Hoy he visitado una exposición con material que Lolo había tenido durante su vida. Me encuentro ante su máquina de escribir. Esa máquina que durante sus primeros años utilizaba incansablemente con sus manos y que tras el paso de su enfermedad fue reemplazada por una grabadora.

Luego su hermana Luci, transcribía en esta misma máquina sus escritos.

Me fijo bien y veo que la letra “O”, está borrada por el uso. Ello me recuerda una anécdota contada por Lolo sobre el final de la guerra, cuando le propusieron acusar a quien le delató. Él en aquella hoja solamente puso un tachón. Cuenta el protagonista que al salir a la calle compró un diccionario y arrancó del mismo la hoja que contenía la palabra “odio”. Creo que esta “O”  SE HA BORRADO MÁS BIEN por el optimismo de su dueño hacia la vida y por el orgullo del mismo por ser cristiano.

Magnetófono del Beato LoloLa máquina de escribir que Lolo puso debajo del altar improvisado en su casa y que hizo arraigar en sus escritos a Jesús en su grandeza y esplendor. Veo la máquina y es una máquina normal, pero esas teclas han hecho posible que un árbol desnudo haya sostenido en sus ramas a las golondrinas, mientras debajo de esas estrellas que se ven de noche, Dios nos habla todos los días en un sillón de ruedas 1.

Cuando llego a mi casa, cojo mi ordenador e intento emular a Lolo en sus escritos. SÍ; esos escritos tan sencillos y simples pero a la vez tan profundos que NO se pueden digerir en una sola lectura, si no que ARDES por dentro, consumiéndote en una reflexión serena y profunda DE la vida.

Nueve libros y cientos de artículos son la obra literaria de Manuel Lozano, posiblemente breve en el aspecto material, pero impresionante en su profundidad espiritual. Unos escritos, que ayudan a quien los lee, y actuales, a día de hoy, como si se hubieran realizado hace unos días.

Máquina de escribir de LoloLeyendo a Lolo, parece que esa máquina de escribir, aún funciona redactando simple y llanamente unas líneas profundas en su ser interior y que, al igual que ayuda a quien las lee, ayuda a sobrellevar la vida a quien las escribe.

Lolo llegó a impulsar ese teclado con su corazón, imprimiendo con el amor aquello que iba sintiendo dentro de su cuerpo magullado por la enfermedad, pero pletórico en Jesús.

--
1 Alusión a algunos títulos de las obras escritas por LOLO.

I. Segura Madico (Presidente CECO y vicepresidente FIDACA), 26/10/2011